CITAS: Sweeney Todd o el collar de perlas

28/10/15


Aquí os dejo las citas del libro Sweeney Todd o el collar de perlas. Podéis leer la reseña AQUÍ

Hay momentos y ocasiones en las que sabemos que estamos escuchando la voz majestuosa de la verdad, y hay tonos de voz que se sumergen en el acto de tu corazón, llevando consigo la convicción de una sinceridad que no existe ni tiempo ni circunstancia que pueda alterarla; tal era el tono con que me habló Mark Ingestrie.

Entonces, aquel barbero granuja de quien empezamos a sospechar de más crímenes de los que habitualmente comete el  hombre común  y corriente, salió con cautela por la puerta de su tienda.

…esos pensamientos anticipaban complacencia, pues de vez en cuando su cara se torcía en una inquietante sonrisa que bien podría haber encajado en las facciones del ogro de un cuento de hadas.

… juraban que un aura siniestra rodeaba a la Sra. Lovett, que sus lisonjas eran pura superficialidad y que había un diablo acechando en su mirada, el cual una vez despertado, podría ocasionar daños irreparables, y después no resultaría empresa fácil reprimirlo.

Y cuando vio la horrible cara de Sweeney Todd examinándola a través de la puerta entreabierta, ella no pudo dudar más del hecho, ya que esa cara garantizaba cualquier grado de villaína imaginable.

Ni la mejor pelea del mundo puede durar eternamente.

… y si ha sido víctima de alguna clase de juego sucio por parte del barbero, la idea de apoderarse de un tesoro tan valioso podría haber sido el móvil.

Qué hecho más extraño que la gente que acuda a esta tienda de donde, que yo sepa, nunca más vuelven a salir y, no obstante, no acierte a decir lo que les sucede.

Por grandes que fueran los esfuerzos del pobre Tobías en lo referente a conseguir algo en contra de Sweeney Todd, bien podemos suponer que surtirían poco efecto, pues aquel individuo no era la clase de hombre que le diera a nadie la oportunidad de hacer mucho, y provisto como estaba de su don para obrar el mal, asó como de la más absoluta falta de escrúpulos, no parecía haber ninguna duda que cualquier amago por parte de Tobías de jorobar a su dueño, acabaría volviéndose contra él.

Cuando un hombre como Swenney Todd se ponía a pensar, no cabía la menor duda de que estaba tramando alguna fechoría, y cualquiera que hubiera visto su cara en su viaje de regreso de la mansión del prestamista, advertiría por la sombría expresión de su rostro, que los pensamientos que lo agitaban eran de un carácter oscuro y fatal, tan horrendos que hubiesen encogido el corazón a cualquiera menos a él.

Después de haber cometido algún delito serio, se veían obligados a cometer una infinidad de crímenes más con el fin de tratar de evitar consecuencias de la primera transgresión…

¡Piedad! ¿Qué demonios significa eso de piedad? Bueno, ha sido un buen chiste; mas puedo decirte que has venido a la tienda equivocada, no tenemos aquí de eso, y si alguna vez quisiéramos un poco, tendríamos que ir a otro lugar a comprarla.

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas.

Destino que Sweeney Todd daba por sentado, pero sobre el cual el lector está mejor informado.

Atravesó el umbral de la barbería y se encontró cara a cara con el hombre que bien podía considerar que era el azote de su joven existencia, si lo que sospechaba de él era cierto.


Es muy feliz, pese al descontento general de la raza humana, obviamente. 





Y aquí os dejo un sorteo de Halloween que ha organizado el blog Entre libros y tintas donde podréis ganar este libro, entre otros, en digital o papel. 







3 comentarios:

  1. Qué ganas me estáis haciendo entrar de leer este libro, jajaja!! Ya me he inscrito en el concursazo de Entre libros y tintas! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me da mucho yuyu esta historia. Jajajajajaja
    Las citas, son chulas.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar! Tu opinión es importante para mí. Te responderé encantada y te devolveré el comentario :)

¡Un beso!